Un nuevo experimento para la Selección Mexicana una semana antes de la Copa América… Y funcionó. El Tri sigue imparable e indestructible.

No importa cuánto mueva sus piezas Osorio, el equipo se comporta y gana.

Esta vez no fue contra una selección de CONCACAF o contra una selección africana. La victoria fue contra Paraguay en el primero de sus dos partidos de preparación antes del gran torneo de América. Un solitario gol en el primer tiempo y prácticamente el conjunto ‘azteca’ sentenció el juego e hizo más larga su racha de invicta.

Andrés Guardado anotó a los 32 minutos, luego de una jugada individual de Jurgen Damm por derecha. El joven extremo mandó una diagonal para encontrar solo al mediocampista.

Una formación de 3-4-3, pero el equipo de Osorio no cambió. Se vio seguro de sí mismo, certero, eficaz para ganar los partidos y con gran inteligencia para manejar el juego… Sí, como siempre desde que el colombiano asumió como estratega para los partidos eliminatorios del pasado otoño.

Pero, ¿le alcanzará al Tri una vez que comience la Copa América? Por lo pronto tendrá un partido más de preparación ante Chile, donde se esperan variaciones en el 11 titular desde la portería, pasando por la defensa, el medio campo y hasta los extremos.

Pero este equipo está tan compenetrado y convencido, que se ve fuerte sin importar la estructura.

Ya son ocho victorias consecutivas para México en 18 partidos sin perder y seis sin recibir gol.

Los dos equipos usaron alineaciones mezcladas con habituales titulares y suplentes, sin embargo Paraguay evidenció las falencias que tanto han complicado su andar en los primeros partidos de la eliminatoria de Conmebol. El equipo de Ramón Díaz tiene mucho que mejorar, pues aunque la derrota fue mínima, tampoco es que hubiera tenido muchas opciones para dar la vuelta.

Apenas y tuvo tiempo de entrenar México y eso se notó en la cancha, pues muchos ataques se vieron desangelados. Predominaron los pases mecánicos y el conocimiento que hay entre estos jugadores. El segundo tiempo se fue diluyendo lentamente.

El Tri vuelve a jugar el miércoles contra el campeón de América: Chile, su más grande amenaza hasta ahora para romper su imbatibilidad y descubrir su mortalidad.