El martes pasado, la Federación Mexicana de Futbol confirmó a Jaime Lozano como director técnico de la Selección Mexiana Sub-23, de cara a los Juegos Olímpicos que se celebrarán en la capitan de Japón, cuyo proceso clasificatorio arrancael próximo año.

Quien fuera emblema de Pumas como jugador y que como técnico destacara por lo hecho al frente de los Gallos Blancos de Querétaro, tiene como techo lo ocurrido en Londres 2012, cuando los dirigidos por Luis Fernando Tena sorprendieron al mundo, adjudicándose la presea dorada.

Sin embargo, Lozano se tendrá que enfrentar a muchos factores para emular el histórico logro de hace seis años.

VER MÁS: JAIME LOZANO, EL ENCARGADO DE LLEVAR A MÉXICO A TOKIO 2020

En primer lugar, encontramos el apoyo de los clubes hacia el combinado Tricolor que, como ocurrió en la justa de 2016 bajo el mando de Raúl Gutiérrez, no fue total y por ende no ofreció los mejores resultados.

Por otro lado, está la dificultad de trabajar con futbolistas en una edad en la que si bien continúan en formación, varios ya juegan un papel importante dentro de sus equipos, cuestión que puede generar ciertas complejidades en el manejo del grupo.

"Es una edad maravillosa, porque me parece que todavía están forjándose los hábitos en el jugador, están aprendiendo de los más grandes de sus clubes, aquí puedes llegar a darles buenos hábitos, eso es lo positivo… ¿Qué es lo malo? Que muchas veces, porque son ya considerados importantes en sus clubes, llegan a perder el suelo y hay que tratar de estabilizarlos", afirmó Jaime Lozano en entrevista para FOX Sports Radio.

Además, hay un tema que ha cobrado relevancia en los últimos torneos dentro de la Liga MX, la gran cantidad de futbolistas foráneos con los que cuentan los clubes y que generan, de cierta forma, un bloqueo para dar salida a los nuevos talentos mexicanos.

"Lo que me aliviana es la regla, la bendita regla que puso la liga otra vez y que regresó. Que condiciona y hasta obliga al equipo, y a los técnicos, a meter un menor, y eso es oro molido. Porque somos malinchistas por historia y confiamos más en un extranjero que no sabemos si nos va a dar o no nos va a dar, y le damos más oportunidades que a un joven que se va a matar por el equipo, por lo menos", afirmó el ahora timonel de la Selección MExicana Sub-23.