Un extraño episodio se vivió esta tarde cuando Argentina llegó a su hotel en Chicago luego del entrenamiento de cara al duelo ante Panamá por la Copa América Centenario. Una fan se abalanzó sobre Lionel Messi para pedirle un autrógrafo pero la policía la terminó haciendo a un lado.

"Me dijeron que le había causado una herida muy grave en el brazo y que me iban a meter a la cárcel", contó Norma para la cámara de FOX Sports luego del incidente. 

"Simplemente quería su autógrafo, yo no quise lastimarlo. Messi es el número 1 en el fútbol y quiero que me disculpe", agregó la fanática mexicana.