Para nadie es un secreto que el principal objetivo del Real Madrid para el próximo mercado de fichajes es Kylian Mbappé, y eso ha provocado que en Chamartín tengan un plan muy bien trazado para lograrlo.

De acuerdo con el diario As, los Merengues confían, en primer lugar, que la joya del futbol francés se mantenga sin renovar con el PSG (como hasta ahora) hasta final de temporada, punto en el cual le quedaría solo un año de contrato con el club de la parisino.

En segunda instancia, Real Madrid cuenta con la venta de jugadores como Bale, Isco, Jovic, Marcelo, entre otros, que le podrían generar un ingreso de entre 100 y 150 millones de euros, mismos que serían destinados a cubrir la ficha de 'Donatello', aunado a un crédito bancario.

VER MÁS: ¿MBAPPÉ AL REAL MADRID? "CREO QUE ESTÁ HECHO": ADIL RAMI

Otro de los panoramas que se plantean en la Casa Blanca es que la siguiente temporada es que la pandemia ya se haya superado y que los aficionados regresen a los estadios, lo cual representaría el crecimiento de sus ingresos, que proyectarían en alrededor de 800 millones de euros, cifra similar a la registrada previo al surgimiento de la COVID-19 en el mundo.

También dentro de este plan está la buena relación de Florentino Pérez con la cúpula del PSG, esto con la finalidad de llevar por buen camino las negociaciones, llegado el momento.

En cuanto al costo del traspaso, si bien no hay cifras claras del mismo, se plantea como el pronóstico menos alentador que el club francés busque una cantidad que de aproxime a los 222 millones de euros que pagó por Neymar, aunque el escenario positivo presenta que con un año de contrato restante, la cifra ronde los 150 millones de euros, mismos que se amortizarían en los cinco años por los que se pretende firmar a Mbappé.

Finalmente, el tema del sueldo de Mbappé, que sería de aproximadamente 21 millones de euros anuales, se buscaría equilibrar dentro del coeficiente límite establecido por LaLiga, de dos formas. La primera, con la venta de los jugadores antes mencionados, que generaría una disminución en el porcentaje de gastos respecto a las ganancias. En segunda instancia, lo que ya se mencionó en cuanto al crecimiento de los ingresos la siguiente temporada, cuando se espera vuelva a haber seguidores en los estadios.