El Bayern München regresó a los entrenamientos tras el parón generado por la pandemia del COVID-19.

El club teutón practicó en el recinto deportivo Säbener Straße en pequeños grupos respetando las normas del aislamiento y guardando la distancia de 1.5 metros.

Los jugadores fueron divididos en grupos de tres o cuatro y tuvieron que cambiarse por turnos en vestuarios diferentes.

“Fue una sensación rara el entrenar en grupos reducidos. Pero también fue una sensación maravillosa volver a ver a mis compañeros en vivo”, afirmó el capitán del equipo, Manuel Neuer. 

En las últimas dos semanas, los jugadores habían entrenado en sus casas a través de videoconferencias.

En dichas prácticas, hubo ocasiones que Arjen Robben y Bastian Schweinsteiger, e xfutbolistas del Bayern, se les unieron con cierta frecuencia.

La dirección deportiva, siguiendo los consejos de los servicios médicos, designó que todos los integrantes del equipo debían llevar a cabo el aseo personal en casa para minimizar el contacto.