Tras la salida temporal del uruguayo Óscar Washington Tabárez de la selección Uruguay -que se enmarca en particularidades de la legislación laboral de ese país- el alemán Joachim Löw se ha convertido en el seleccionador que más tiempo lleva en su cargo en el mundo.

Löw asumió la selección alemana el 12 de julio de 2006 para suceder a Jürgen Klinsmann, de quien había sido segundo entrenador desde 2004. Los dos, durante ese breve período, se presentaban ante el público y ante la prensa como un dúo que tomaban conjuntamente muchas de las decisiones sobre el equipo.

Con ello, en cierta manera, puede decirse que Löw lleva marcando el destino de la Mannschaft desde 2004, aunque los primeros dos años hayan sido al lado de Klinsmann que lo había escogido como segundo con el argumento de que necesitaba a alguien en quien pudiera confiar ciegamente.

En el momento en que asumió la selección alemana, lo único que hablaba a favor de él era su trabajo al lado de Klinsmann en un momento en que, tras el tercer lugar en el Mundial de 2006, la Federación Alemana de Futbol (DFB) quería apostar por la continuidad.

 TE PUEDE INTERESAR:  ¡Adiós a los fichajes bomba! Van Gaal: "No creo que veamos transferencias de más de 100 millones"

Con Klinsmann, Löw le había dado a la selección alemana un nuevo espíritu, un ansia ofensiva. Sostenía que Alemania siempre debía jugar hacia adelante, buscando permanentemente la portería contraria.

Con el paso de los años de Löw al frente de la selección, el juego se fue haciendo algo más refinado. La Eurocopa 2008, en la que Alemania terminó segunda detrás de España, fue una especie de eslabón entre las dos épocas.

Fue el último torneo de la mayoría de los capos de la época de Klinsmann como Michael Ballack, Torsten Frings o Jens Lehmann. Los más jóvenes, encabezados por Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger y Lukas Podolski, empezaban ya a tomar el mando. Y de los veteranos quedaría el inacabable Miroslav Klose.

La revolución llegó de cara al Mundial 2010. Lo primero fue la aparición de Mesut Özil que hizo que Löw le diera un giro al esquema de Alemania. Luego, después de que Ballack se lesionara en la Final de la Copa de Inglaterra, Schweinsteiger y Sami Khedira empezaron a formar el doble pivote.

Se necesitaba un jugador que llenase el vacío dejando por Schweinsteiger y Löw escogió a un jugador que llevaba apenas una temporada en la primera categoría del futbol alemán: un tal Thomas Müller.

Y en la portería, tras el suicidio de Robert Enke y una lesión de costilla de René Adler, apareció Manuel Neuer que terminaría marcando época

Al final, en 2010 la Alemania de Löw volvió a estrellarse con España -esta vez en semifinales- tras haber vapuleado en octavos y en cuartos a Inglaterra y a Argentina por 4-1 y 4-0 respectivamente.

Pese al tercer lugar, el mismo de cuatro años atrás, en Alemania se empezó a sentir que el equipo de Löw estaba maduro para un título y la opinión pública empezó a exigir.

En la Eurocopa 2012 Alemania se encontró con lo que se ha llamado "la maldición italiana" y cayó en semifinales. La decepción fue más grande que dos y cuatro años atrás.

A Brasil 2014 la Alemania de Löw llegó con la obligación de ser campeón. Y cumplió, con un 1-0 en la Final ante Argentina, aunque lo que más se recuerde sea el increíble 7-1 de la semifinal ante Brasil.

Tras una buena Eurocopa en 2016, Alemania perdió en semifinales ante Francia, el equipo de Löw se hundió en 2018 al ser eliminado en la primera ronda.

Según la lógica habitual, ese fracaso debía llevar a la salida del técnico pero la DFB dijo que la decisión de seguir o no seguir estaba en manos del seleccionador.

Löw, tras analizar sus errores -dijo que había cometido la arrogancia de creer que su equipo podía tener la pelota durante 90 minutos- apostó por iniciar un nuevo ciclo.

Müller, Jerome Boateng y Mats Hummels, tres de los campeones del mundo de 2014, salieron del equipo. Aparecieron otros, como Leroy Sané, a quien no había querido llevar a Rusia 2018, y, sobre todo, Serge Gnabry.

"Conmigo, Gnabry juega siempre", ha dicho Löw.

La fase de clasificación a la Eurocopa hace pensar que el nuevo ciclo puede ser prometedor.