El consorcio de Arabia Saudí, PCP Capital Partners, se ha retirado del
proceso de compra del Newcastle United, equipo de la Premier Leage, la
división de honor del fútbol inglés.

Las negociaciones
mantenidas durante meses se han roto al no haber llegado a un acuerdo
entre el consorcio, en el que está involucrado el príncipe de la corona
de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, y el club.

"El
proceso se ha prolongado sin fin a la vista y el acuerdo comercial entre
el grupo inversor y los propietarios del club ha expirado, además de
que nuestra tesis de inversión no se ha sostenido, al no haber certeza
sobre las circunstancias en las que va a empezar la temporada que
viene", dijo PCP en un comunicado.

Mike Ashley, el dueño
del Newcastle, lleva varios años buscando la venta del club, sin haber
encontrado un postor adecuado. Este consorcio parecía el mejor para sus
intereses al haber puesto 300 millones de libras sobre la mesa.

Sin
embargo, la Premier League tenía puesta la lupa sobre ellos debido a
las voces que pedían que frenara su compra. Amnistía Internacional pidió
que no la permitiera debido a los crímenes contra los derechos humanos
de los que se acusa a Arabia Saudí, como el asesinato del periodista
Jamal Khashoggi.

También la cadena de televisión que posee
los derechos de la Premier en el ámbito internacional, alertó de los
peligros de este consorcio, puesto que Arabia Saudí había permitido que
los partidos de la Premier League se emitieran de forma ilegal en el
país.

"Tenemos que retirar nuestra oferta a nuestro
pesar, aunque estábamos ilusionados de invertir en la ciudad y creemos
que podríamos haber devuelto al club a su posición histórica", apuntó el
consorcio.