Barcelona ha sufrido otro fuerte dolor de cabeza en la presente temporada al tener que llegar a los tiempos extra para vener al Granada en los cuartos de final de la Copa del Rey.

Unos blaugranas que pese a ser más peligrosos en el arranqe del cotejo en Los Cármenes, vieron como Kenedy inauguraba el marcador tras un grave error de Umtiti en la salida que Soro aprovechó para habilitar al brasileño.

Apénas volvíamos del descanso cuando el Granada ampliaría la ventaja, esta vez por la vía de Roberto Soldado, que a los 47 minutos de juego aprovechó un gran trazo de Montoro para enfilarse solo ante Ter Stegen.

El peso específico del plantel culé se hizo sentir en el cierre del encuentro y un disparo al travesaño de Messi fue el anunciante de lo que venía en la recta final del cotejo.

Y es que cuando todo parecía encaminado para que el Granada se llevara la victoria, apareció Antoine Griezmann para reducir la desventaja, a solo dos minutos del final del tiempo regular.

Un minuto después, el poste le volvería a quitar el grito de gol a Lionel Messi; sin embargo, el empate terminaría por llegar en la compensación.

Griezmann habilitó de cabeza a Jordi Alba, quien al 92' empujó el balón al fondo de las redes para forzar los tiempos extra.

Ya en la prórroga Barcelona se pondría, por primera vez, al frente en el marcador.

Al 100' los papeles se invertirían y sería Jordi Alba quien asistiría a Griezmann, que concretó su doblete personal.

Poco después llegaría una polémica jugada que, tras revisión del VAR, terminaría en penal a favor del Granada, que al 103' regresaba la paridad al marcador por la vía de Fede Vico.

A 12 minutos para que concluyera el segundo tiempo extra, Frenkie de Jong aprovechó un rechace del portero del Granada tras un disparo de Messi y le dio el triunfo al Barcelona.

Para terminar de sellar el boleto a semifinales, Jordi Alba definió el quinto  tanto blaugrana con una impresionante volea al 113'.

Los de Ronald Koeman se unen al Sevilla y el Levante en la antesala de la Gran Final, a espera de lo que ocurra el jueves entre Betis y Athetic de Bilbao.