El futbol profesional inglés asume que tendrá que afrontar "decisiones
difíciles" para mitigar el impacto económico en clubes, organizaciones y
competiciones, causado por la crisis del coronavirus.

Así lo
reconoció tras la reunión mantenida este viernes por la Premier, la
English Football League (EFA), que encuadra a la Segunda, Tercera y Cuarta
división, y la Asociación de Jugadores Profesionales (PFA), que
mostraron su solidaridad con los afectados por el virus y acordaron un
trabajo continuo y conjunto para llegar a "soluciones compartidas".

"La
Premier, la EFL y la PFA acordaron que deberán tomarse decisiones
difíciles para mitigar el impacto económico de la suspensión actual del
futbol profesional en Inglaterra y acordaron trabajar juntos para llegar
a soluciones compartidas", indica el comunicado hecho público por las
tres partes.

La competición no tiene previsto comenzar,
inicialmente, hasta el 30 de abril. Pero el futbol profesional inglés
aclara que no lo hará hasta que "las condiciones lo permitan".

La
intención es alcanzar soluciones y evitar adoptar una determinación
como la consensuada el jueves por el resto de categorías del futbol
inglés, que optó por anular el tramo de temporada hasta ahora disputada
por lo que no habrá ascensos ni descensos.

"Las ligas no volverán
a comenzar hasta el 30 de abril, como muy pronto. Solo lo harán cuando
sea seguro y las condiciones lo permitan", señaló la nota emitida.

Las
partes quedaron emplazadas a nuevos encuentros en los próximos días en
busca de soluciones. "Se realizarán más reuniones la próxima semana con
el fin de formular un plan conjunto para lidiar con las circunstancias
difíciles que enfrentan las ligas, sus clubes, jugadores personal y
aficionados".