La pandemia del COVID-19 ha complicado el plan que tenía el Barcelona: fichar a Neymar y Lautaro Martínez.

La idea de juntar una de las mejores delanteras del mundo se ha complicado por el tema económico.

La prioridad de los blaugranas sería el argentino, que podría anunciarse en las próximas semanas, por encima del brasileño.

Y es que el PSG pide 175 millones por Neymar, pero el problema es que los quiere íntegros y sin ningún jugador a cambio que pueda minimizar el monto.

La condición de dar tal cantidad de dinero hace prácticamente imposible su fichaje para el Barcelona y cualquier equipo de Europa, a pesar de que el astro brasileño quiere regresar a su exequipo.

Con la apertura del club parisino sobre la venta de Neymar, en Barcelona creían que el fichaje se facilitaría porque el brasileño presionaría y los culés incluirían uno o dos jugadores (Griezmann, Dembélé o Umtiti) para abaratar el fichaje.

Sin embargo, la idea del PSG es clara: 175 millones de euros de caja y sin ningún intercambio de jugadores.