Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, le dedicó unas afectuosas palabras al francés Eduardo Camavinga, último fichaje del conjunto blanco, asegurando que “desde pequeño” se ha “esforzado para vestir algún día la camiseta” del conjunto madridista, y que su deseo de “defender este escudo” fue determinante para su llegada.

“Su familia sabe perfectamente lo duro que ha sido este camino. Desde pequeño se ha esforzado para vestir algún día la camiseta del Real Madrid y ese momento ha llegado. Con solo 18 años se ha convertido en uno de esos jugadores deseados por varios de los clubes más grandes de Europa”.

Agregando que “Camavinga quería defender este escudo y soñaba con jugar en el Santiago Bernabéu, conocimos hace 2 años su calidad a pesar de su enorme juventud”, dijo durante la presentación del futbolista de 18 años. nacido en Angola, de origen congoleño y nacionalizado francés.

“Tus padres y hermanos saben muy bien lo que es el sacrifico y lucha contra las adversidades de la vida. De ellos has aprendido unos principios que te ayudarán a superar las dificultades que puedas tener”, añadió en referencia a su nacimiento en un campo de refugiados de Angola, huyendo de la guerra y, tras su llegada con una año a Francia, el incendio de su casa en Lille.

“Vamos a dar a la bienvenida a un joven jugador francés que creo que va a demostrar su talento fuera y dentro del campo y su espíritu de superación. El madridismo va a recibir con emoción la llegada de este futbolista que, junto a su familia, ha hecho todo lo posible para alcanzar uno de los grandes sueños”.

Querido Eudardo, ya eres jugador del Real Madrid y es un día que no olvidarás nunca. Espero que sea una carrera llena de triunfos. Vas a defender un equipo que ostenta el mayor palmares de la historia del futbol y que representa unos valores adquiridos en nuestros 119 años de historia y con los que se identifican millones de personas en todo el mundo”, comenzó.

Florentino Pérez quiso también remarcar que el fútbol vuelve al Santiago Bernabéu este sábado frente al Celta de Vigo, 560 días después: “Por fin el domingo volveremos a estar juntos con una parte de nuestra afición. Es emocionante por lo vivido en estos meses tan extraños”.

Antes de concluir el acto y dar turno a las fotografías, Camavinga dedicó unas breves palabras a los presentes y a la afición madridista: “Estoy muy orgulloso de defender este escudo. Agradecer al presidente y a toda mi familia. Si alguien me dice hace unos años que iba a estar aquí, no me lo hubiese creído. ¡Hala Madrid!”, concluyó.

EFE