Rusia apoya todas las decisiones adoptadas hoy por el Comité Olímpico Internacional (COI), que, pese a respaldar la suspensión a la Federación de Atletismo Rusa (FAR), abrió la puerta a la participación de atletas rusos limpios de dopaje en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

"Apoyamos totalmente al COI. Rusia es y será socio del movimiento olímpico internacional. Estamos únicamente por el deporte limpio, por la protección a los atletas que se ganan sus resultados con un trabajo honesto", destacó el ministro de Deportes ruso, Vitali Mutkó.

Manifestó además "satisfacción porque el COI entiende que los problemas (con el dopaje) no se dan en un país concreto".

"Nosotros, como un país que ha sido culpado de algunas cosas, no nos vamos a hacer los ofendidos", agregó.

El presidente del COI, Thomas Bach, anunció hoy al término de una Cumbre Olímpica celebrada en Lausana que los deportistas de Rusia y Kenia deberán someterse a una evaluación individual por parte de las federaciones internacionales para poder competir a los Juegos de Río.

"De acuerdo al informe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), con sustanciales acusaciones en particular a Rusia, la conclusión de la cumbre es que la declaración de no cumplimiento crea serias dudas sobre la presunción de inocencia de los deportistas de esos países", dijo Bach.

El presidente del COI añadió que "cada atleta de esos países tendrá que ser declarado elegible por cada federación internacional tras una evaluación individual y las federaciones internacionales tendrán en cuenta todas las evidencias y circunstancias".