El futbolista del Atlético de Madrid Kieran Trippier ha sido suspendido
diez semanas sin poder participar en actividades relacionadas con el
fútbol por romper las reglas de apuestas establecidas por la federación
inglesa de fútbol (FA, por sus siglas en inglés).

El lateral inglés ha recibido, además, una multa de 70 mil libras (77 mil euros).

Trippier
ha negado haber participado en estas actividades, que ocurrió en julio
de 2019, y haberse lucrado con ello, así como cualquier persona de su
entorno.

Una comisión independiente revisó el caso y,
tras una vista personal, con el futbolista, alegaron que cuatro de las
acusaciones eran ciertas y tres no.

La suspensión, que
de mantenerse impedirá jugar a Trippier incluso el partido de ida de los
octavos de final de la UEFA Champions League contra el Chelsea, es efectiva
a partir de este miércoles 23 de diciembre, tras haber mandado una
petición a la FIFA.