Gianluigi Donnarumma, portero del París Saint Germain y de la selección italiana, aseguró que su club y su equipo nacional son “completamente distintos”, y elogió la identidad de juego que el seleccionador Roberto Mancini dio a los “azzurri”, rivales de España en las semifinales de la Liga de Naciones UEFA.

Son dos equipos completamente distintos. Con Italia tenemos una identidad clara y estamos muy felices por cómo nos están yendo las cosas. Estamos a disposición del técnico, estamos bien juntos y estamos ilusionados por venir a la concentración. Son situaciones distintas, no creo que se puedan comparar“, aseguró Donnarumma, en una rueda de prensa organizada por la selección italiana en el centro técnico de Coverciano.

Sin embargo, destacó que también en París se encontró con “un vestuario muy unido, con muchos campeones que se llevan bien y entrenan con una sonrisa”.

“Entrenar con el PSG te hace mejorar mucho. A veces nos desafiamos y eso te hace crecer. Entrenar con estos campeones te ayuda a crecer a nivel humano y a nivel futbolístico. Es un buen reto. Estoy contento por entrenarme con ellos y seguir con este nuevo desafío. Siempre trato de dar el máximo”, afirmó.

El exportero del Milan negó además que tenga “problemas” por el hecho de que no sea un titular fijo en el PSG, en el que se alterna con el costarricense Keylor Navas.

Su puesto de titular con Italia no está en duda y Donnarumma advirtió de los peligros de España, una selección que ve parecida a la que los “azzurri” doblegaron el pasado julio en la tanda de penaltis de las semifinales de la última Eurocopa.

Espero la misma España que afrontamos en la Eurocopa y tenemos que trabajar en las situaciones en las que podíamos hacerlo mejor. No será un partido fácil. En la Eurocopa fue complicado y tuvimos que dar mucho para ganar. También ahora será necesario el 110 % para ganar”, aseguró.

Tras dejar el Milan entre polémicas, al no renovar su contrato por no alcanzar un acuerdo económico, Donnarumma aseguró que seguirá siendo un aficionado del club milanista y expresó el deseo de que la hinchada de San Siro apoye al equipo.

“Siempre lo di todo en el Milan, hasta el final. Si me pitaran lo sentiría, también porque es un partido importantísimo, una semifinal de Liga de Naciones. Espero que los aficionados nos ayuden”, afirmó.

Italia se enfrentará a España en San Siro este miércoles en la primera de las semifinales de la Liga de Naciones. La segunda la jugarán Bélgica y Francia en Turín, con la final fijada para el 10 de octubre en Milán.

EFE