Un muy grosero error de los mecánicos de Red Bull se dio en la segunda parada de Daniel Ricciardo.

Cuando el australiano quiso cambiar de neumáticos intermedios a superblandos, el equipo no los tenía preparados y tardaron 13 segundos en realizar el cambio, diez segundos más que el promedio.