Los Dodgers dominaron a Tampa Bay en el Juego 1 de la Serie Mundial y se quedaron con el triunfo por pizarra de 8-3.

La novena angelina, en la que Víctor González y Julio Urías son los orgullosos representantes del beisbol mexicano, tomó así ventaja de 1-0 en el Clásico de Otoño para ilusionar a sus aficionados, que ansían el título de Grandes Ligas desde 1988 y ante el cual se quedaron muy cerca en 2017 y 2018.

Mookie Betts se robó el show en el diamante del Globe Life Field en Arlington, Texas con dos bases robadas y un cuadrangular solitario, pero también contribuyeron Cody Bellinger con una vuelacercas de dos carreras en la cuarta baja y ocho chocolates de Clayton Kershaw en seis entradas de labor.

Ver más: EL COMPLICADO DEBUT QUE LE ESPERA A LOS MEXICANOS EN UEFA CHAMPIONS LEAGUE