El Liverpool ha vuelto a sumar de a tres luego de encadenar dos derrotas en fila en la Premier League, al derrotar por la mínima este lunes al Wolverhampton.

Un partido donde los de Jürgen Klopp avisaron en varias ocasiones y en el que los de Nuno Espírito Santo se perdieron el primero instantes antes de que la visita abriera el marcador.

Diogo Jota, exjugador de los Wolves, marcó en la compensación del primer tiempo, el gol que a la postre significó la victoria de los Reds.

Sin embargo, la tensión llegó sobre el final del encuentro, tras un golpe en la cabezas que Rui Patricio sufrió tras un choque con su compañero Conor Coady que dejó al arquero portugués tendido e inmóvil sobre el terreno de juego.

Tras casi 10 minutos de atenciones médicas sobre el césped, el arquero de los Wolves fue retirado en camilla, con collarín y oxígeno, dejando su lugar a John Ruddy en la portería.

De esta forma, los Wolves son decimoterceros de la clasificación con 35 puntos, al tiempo que el Liverpool se coloca sexto, con 46 unidades, a dos del West Ham que tiene un partido menos y a cinco del Chelsea, dueño de la última plaza para UEFA Champions League.