El servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) detuvo a un francés que compró un arsenal de explosivos y que tenía planeado utilizarlo en la próxima Eurocopa.

Fue el pasado 21 de mayo que las autoridades ucranianas decomisaron 125 kilos de explosivos, dos lanzagranadas, cinco fusiles Kalashnikov, 100 detonadores, 20 pasamontañas y otros objetos.

"Los objetivos eran una mezquita, una sinagoga, una institución de recaudación de impuestos, instalaciones de control sobre las autopistas y muchos lugares más", aseguró Vasili Grischak, jefe del SBU.

Agregando que "el grupo para el que llevaba las armas el detenido planeaba una quincena de atentados durante la celebración de la Eurocopa".