El estelar quarterback Deshaun Watson solicitó
ser cambiado de los Texans de Houston, le dijo a The
Associated Press una persona familiarizada con el asunto.

La persona no estaba autorizada a comentar públicamente sobre el
pedido y habló con la AP bajo la condición de no ser identificada.

Watson tiene la facultad de vetar canjes en su contrato de cuatro
años por 156 millones, así que pudiera tener cierto control sobre el
equipo que sería traspasado.

Una
fuente informó a AP el miércoles que los Texans habían contratado a
David Culley como su nuevo entrenador en remplazo de Bill O’Brien, quien
fue despedido luego de un arranque de 0-4 y sustituido por el
entrenador interino Romeo Crennel.

La misma fuente que informó a AP sobre el pedido de canje indicó que Watson lo hizo antes de la contratación de Culley.

El quarterback ha estado
descontento con la dirección del equipo por un tiempo y la revista
Sports Illustrated reportó hace semanas que Watson estaba molesto de que
el equipo no pidió inicialmente entrevistar al coordinador ofensivo de
Kansas City, Eric Bieniemy, para su vacante de entrenador.

Los Texans eventualmente entrevistaron a Bieniemy, además del
coordinador defensivo de Indianápolis Matt Eberflus, el entrenador
asistente/coordinador defensivo de Buffalo Leslie Frazier, el entrenador
de Detroit Jim Caldwell, el exentrenador de Cincinnati Marvin Lewis y
el coordinador ofensivo de Carolina Joe Brady, antes de decidirse por
Culley — el único afroestadounidense entre los siete entrenadores
contratados esta postemporada.

El único otro candidato de minoría
contratado como entrenador fue Robert Saleh, de los Jets, primer
musulmán en ocupar el puesto.

Watson, tres
veces seleccionado para el Pro Bowl, no solamente estaba molesto por la
forma en que Houston se abocó a la búsqueda de un nuevo entrenador.
También estaba descontento por el hecho de que el dueño Cal McNair no
tuvo en cuenta su opinión cuando contrató al gerente general Nick
Caserio, de acuerdo con reportes de NFL Network.