El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha concedido una indemnización de 201 millones de dólares a la Fundación FIFA.

“Por las pérdidas sufridas por la Concacaf, la CONMEBOL y la propia FIFA como resultado de varias décadas de tramas de corrupción en el fútbol” y “en compensación por las actividades delictivas de varios exfuncionarios”, informó este martes el máximo organismo del fútbol mundial.

“La suma fue sustraída de las cuentas bancarias de los exfuncionarios involucrados durante años en tramas de corrupción futbolística por las que fueron procesados”, explicó la FIFA en un comunicado.

Dicho Fondo se centrará en programas juveniles y comunitarios y destinará cantidades específicas a proyectos de la Concacaf y la CONMEBOL para paliar los “tremendos daños” sufridos a causa de las tramas de corrupción.

“Además, todos los proyectos serán supervisados de forma rigurosa con auditorías y controles de cumplimiento que garanticen una total transparencia y rendición de cuentas”, añadió la FIFA.

El presidente de la FIFA destacó que desde 2016 han mantenido una estrecha cooperación con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, cuya sentencia reconoce “los importantes progresos” que en su opinión ha realizado desde el punto de vista de la buena gobernanza y la transparencia.

“Hoy sabemos que este dinero está en buenas manos en la Fundación FIFA y que se utilizará para las finalidades a las que está destinado”.

“En nombre de los futuros beneficiarios de todo el mundo, quiero agradecer a las autoridades estadounidenses la confianza que han depositado en la FIFA”.

“Nos aseguraremos de que estos fondos se usen como debe ser, y que aporten beneficios tangibles a las personas que realmente los necesitan», concluyó Infantino.

Este anuncio marca la conclusión de un extenso esfuerzo legal, priorizado por el Presidente de Concacaf, Víctor Montagliani desde que asumió su cargo en 2016, de recuperar los fondos de desarrollo del fútbol malversados por las previas administraciones de Concacaf.

“Este es un anuncio extremadamente importante para Concacaf, dado que estos fondos serán utilizados ahora para lo que estaban originalmente destinados”.

“Programas de desarrollo para darles a los niños la oportunidad de jugar, para competencias juveniles, y para cursos de entrenamiento que serán entregados en nuestra región y muchas otras actividades de fútbol,” dijo el Presidente de Concacaf y Vicepresidente de la FIFA, Víctor Montagliani.