Sevilla se quedó con la UEFA Europa League por tercera vez consecutiva y, en medio de tanto emoción, Daniel Carriço terminó acalambrado por los festejos.

El defensor debió ser asistido por un integrante del cuerpo técnico y no sabía si retorcerse del dolor o seguir celebrando el histórico título del equipo andaluz.