Cassius Marcellus Clay irrumpió en el mundo del boxeo por sus habilidades, mismas que le llevaron a ser campeón olímpico en Roma 1960.

Esa medalla de oro no le abrió las puertas en la sociedad como él creía, así que a partir de ahí comenzó su lucha por los derechos civiles de los afroamericanos en los Estados Unidos.

Así llegó Muhammad Ali, un nombre que le dio la libertad para pelear por la igualdad social.