El empresario checo Daniel Křetínský, dueño del Sparta de Praga, se ha hecho con el 27 % del West Ham United.

Esta compra de parte del accionariado del club inglés se entiende como un acercamiento del empresario para terminar haciéndose con la participación mayoritaria del West Ham y terminar con la etapa de David Gold y David Sullivan al frente del equipo.

De momento, Křetínský y su socio Pavel Horsky ocuparán un asiento en la directiva del conjunto londinense.

Křetínský, además de ser dueño del Sparte de Praga, posee diferentes inversiones en el Reino Unido, siendo el máximo accionista en la empresa de correos Royal Mail, y segundo de la cadena de supermercados Sainsbury.

Según explicó el West Ham, este acuerdo supone una mejora en la estructura capital del club que permitirá “reducir la deuda a largo plazo” y ayudará a inyectar dinero en áreas fundamentales del equipo para continuar con el progreso realizado en los últimos años.

Entre las decisiones que se han tomado en el club ‘Hammer’ en los últimos años, destaca la mudanza del antiguo Boleyn Ground al Olímpico de Londres y fichajes importantes como el de Kourt Zouma por 30 millones de euros.

El presente de West Ham es de reconocerse gracias al buen momento deportivo que pasa el equipo con David Moyes al frente. Son terceros en la Premier League, disputan competición europea y están en los cuartos de final de la Copa de la Liga.