Dani Alves, el futbolista con mayor número de títulos en el mundo y que este año conquistó el oro con Brasil en los Juegos Olímpicos de Tokio, anunció que no fichará por ningún club en lo que resta del año luego de que el Sao Paulo rescindiera su contrato.

“Vengo aquí a comunicar que opté por no firmar con ningún club para el resto del año. Vine a Brasil con un sueño de infancia y realicé el sueño. Ser campeón con el club del corazón no tiene precio”, aseguró en un mensaje en sus redes sociales.

Pero el club paulista rescindió el contrato del jugador este mes luego de que Alves anunciara que no comparecería a los entrenamientos hasta que el Sao Paulo no le pagase una abultada deuda por salarios atrasados, que llega a 4,5 millones de dólares.

El internacional y varias veces capitán de la selección brasileña agregó que, pese a todos los comentarios que ha escuchado sobre los motivos que lo llevaron a abandonar el Sao Paulo, la única verdad es que cumplió su deseo de regresar a Brasil para conquistar un título con su equipo de corazón.

“No se trata de dinero. Se trata de valores, se trata de virilidad, se trata de carácter, se trata de legado”, agregó el lateral al aclarar que su rechazo a las propuestas que ha recibido no son por diferencias financieras.

“Las decisiones difíciles tienen que ser tomadas, pero, como siempre, nada en mi vida fue fácil. Se trata de otra decisión. Agradezco a todos por el interés, pero me gustaría que este capítulo sea cerrado sin ninguna interferencia”, concluyó.

El futbolista decidió descansar el resto de la temporada entre otras razones porque, como ya están en la fase de semifinales, no conseguiría jugar con ningún club brasileño ni la Copa Libertadores ni la Copa do Brasil.

El único torneo que queda pendiente en Brasil es el Campeonato Brasileño, del que faltan 17 de 38 jornadas, pero difícilmente podría disputarlo debido a que el plazo de inscripción para nuevos refuerzos para la Liga concluye este viernes.