La llegada de la Selección Argentina a Chicago trajo mucho de que hablar, luego de una improvisada conferencia de prensa en la calle, una fanática burló la seguridad que protegía el descenso de los jugadores rumbo al lobby del hotel.

Norma, una mexicana que siente mucha pasión por Lionel Messi, quiso un autógrafo del crack, pero en el intento terminó colgándose del brazo del capitán y rápidamente los policías la retiraron del lugar.