Cincinnati Bengals y Denver Broncos se peleaban la posibilidad de acercarse a la postemporada de NFL, pero fueron los visitantes quienes aprovecharon errores puntuales.

En la primera mitad fue un duelo de pateadores, en el que Evan McPherson se llevó los reflectores con tres intentos convertidos, mientras que Brandon McManus hizo 1/2.

Sin embargo, el momento clave del encuentro fue con el golpe a la cabeza de Teddy Bridgewater y que tuvo que ser atendido en el hospital.

Drew Lock ingresó para sustituir al conmocionado mariscal de campo y logró un pase de anotación, con la ayuda de Tim Patrick, que voló espectacularmente.

Pero la ofensiva comandada por Joe Burrow respondería de manera inmediata con el touchdown de Tyler Boyd en jugada grande.

Cuando parecía que los locales le daban la vuelta, la defensiva visitante hizo la jugada del partido para encaminarlos a su octava victoria de la temporada.