Las selecciones de básquet masculino de Croacia y Serbia se aseguraron hoy sus pasajes a los Juegos Olímpicos de Río 2016 al vencer en los repechajes a Italia y Puerto Rico, respectivamente.

El conjunto que dirige Sasha Djordjevic, que se había desembarazado en semifinales de la República Checa, tuvo de nuevo a Bogdan Bogdanovic a su principal referente, con 26 puntos y ocho rebotes.

La salida del partido fue decisiva. Serbia fue un vendaval al que no pudo o no supo responder el cuadro puertorriqueño. El 37-11 al acabar el primer parcial lo dice todo.

Ahí se acabó la final de este Preolímpico, porque aunque Puerto Rico lo intentó, con Juan José Barea como hombre más destacado (22 puntos), Serbia es un conjunto muy poderoso y más ante sus 16.346 incondicionales que asistieron el Belgrado Arena.

Croacia, que había perdido contra Italia en la fase de grupos, demostró gran fuerza mental hoy en la gestión de un partido que fue caracterizado por muchos altibajos y logró el triunfo guiado por Bojan Bogdanovic (26 puntos y 6 rebotes), Dario Saric (18 puntos y 13 rebotes) y Krunoslav Simon (21 puntos).

Por su parte Italia, que disputaba el preolímpico en casa, logró mantenerse en contacto con los rivales gracias a los 18 puntos de Marco Belinelli y a un Niccoló Melli en gran forma, que terminó con 12 puntos y que fue quién forzó la prórroga con un rebote ofensivo que valió el 70-70.

Los croatas tuvieron el mando del partido por 40 minutos de los 45 totales disputados y fueron más lucidos en gestionar los momentos decisivos tras los intentos de remontada de Italia.

El seleccionado de Asa Petrovic estuvo por delante 63-55 a 5.14 minutos del final del último cuarto y, a pesar de ser remontado hasta el 65-66, logró mantener la calma y volver a adelantarse (70-68).

Las últimas acciones fueron muy tensas, Italia llegó a rematar con menos de 6 segundos por jugar y Niccoló Melli logró apoyar los dos puntos que forzaban la prórroga (70-70).

Allí, Croacia salió con gran determinación y logró inmediatamente un parcial de 5-0 que rompió el partido. Bojan Bogdanovic, que fue máximo anotador del equipo, metió un gran triple, dejando casi sin opciones a una Italia muy cansada físicamente y mentalmente.

La prórroga se cerró con un contundente 14-8, que determinó el resultado final de 84-78, lo que le dio a Croacia la anhelada calificación para los Juegos de Río 2016.