Para nadie es un secreto que Cristiano Ronaldo es uno de los futbolistas más estrictos y disciplinados alrededor del mundo, algo que no solo aplica en él, sino que también ha trasladado a su familia, en particualr a su hijo mayor.

"Veremos si mi hijo llega a ser un gran jugador, aún no lo es. A veces bebe refrescos y come patatas fritas, él sabe que no me gusta. Le digo que después de la cinta debe descansar en agua fría y no le gusta. Es normal, tiene 10 años", dijo 'CR7' en el marco de los Globe Soccer Awards, donde fue condecorado como el mejor jugador en lo que va del siglo XX1.

"Tiene potencial, es rápido y dribla bien, pero eso no es suficiente, con eso no llega. Es necesario mucho trabajo y dedicación, siempre se lo digo. No le voy a presionar, pero si me preguntan si me gustaría, claro que quiero. Sin embargo, quiero todo lo que sea lo mejor para él, sea futbolista o médico", agregó el artillero de la Juventus.

VER MÁS: ¡JUVENTUS AL RESCATE DE ÖZIL! MESUT SE PODRÍA REENCONTRAR CON CRISTIANO RONALDO EN ITALIA

Incluso, Cristiano ha confesado que su exigencia a nivel alimenticio también llega a sus descendientes menores, quienes tienen muy claro lo que a su padre no le agrada que consuman.

"Incluso con mis hijos más pequeños, cuando comen chocolate, me miran primero porque saben que no me gusta", reveló 'CR7'.