La línea ofensiva de los Dallas Cowboys se mantuvo en el nivel que había mostrado desde el inicio de la temporada, pero este domingo quienes se también se vieron bastante imponentes fueron los integrantes de la defensiva, en gran parte los responsables del triunfo 26-20 del conjunto texano.

Mantuvieron a raya a Jameis Winston y compañía y eso pocos lo pueden hacer. Aunque la diferencia no fue mucha, lograron dominarlos e incluso provocaron dos intercepciones, con los que lograron conseguir posición de campo y sobre todo, cpitalizar.

La diferencia de yardas totales fue brutal. Dallas superó las 450, mientras que los Buccaneers a duras penas superaron las 250. Esto sin duda por el aporte de la defensiva de la estrella solitaria.

Sin ser infinitamente superiores, los Cowboys lograron obtener un gran resultado, ante un equipo que venía peleando y que prometía mucho. La derrota les pega a los Bucs, pero no se les puede descartar y definitivamente hay que seguir de cerca los dos últimos partidos.

Y de los Cowboys, solo hay que mencionar que este 12-2 es real y el equipo sigue siendo muy peligroso.

Con este resultado, y a falta de dos partidos, el equipo de la 'Estrella Solitaria' está a una victoria de amarrar la División Este de la NFC y descansar la primera semana de los playoffs; mientras que Buccaneers le pierde la pista a Falcons en el Sur de la NFC y se queda un triunfo, aunque eso sí, se mantiene en puestos por el Comodín.