Brandon Scherff, guardia All-Pro, y David Sharpe, su compañero en la línea ofensiva, ingresaron al protocolo de la NFL por COVID-19, con lo que ya son seis los jugadores del Football Team de Washington en esa lista.

Washington es el segundo peor equipo de la NFL en porcentaje de inmunización con al menos una dosis de la vacuna, y hasta el sábado por la mañana solamente Arizona tenía más jugadores dentro del protocolo.

La baja tasa de vacunación y el riesgo de sufrir un brote de la enfermedad son temas que preocupan al coach Ron Rivera, quien es inmunodeficiente después de someterse el año pasado a un tratamiento para combatir una especie de cáncer en la piel.

Rivera planteó a sus jugadores un escenario de “qué pasaría sí” fuera el 12 de septiembre y tuvieran su partido inaugural ese día contra los Chargers. Si algunos jugadores fueran incluidos en el protocolo ese mismo día serían inelegibles para jugar ese partido o contra los Giants de Nueva York, cuatro días después.

“Eso trae a la mente la realidad de las reglas y espero que ayude. Estos jóvenes tienen que tomar sus decisiones”, dijo Rivera.

Poco menos del 90% de los jugadores de la NFL ha recibido al menos una dosis de vacunas. Nueve equipos están en el 95% de jugadores en proceso de vacunación y solamente uno está por debajo del 70%. Washington no está muy arriba de ese porcentaje.

Scherff, el Novato Defensivo del Año Chase Young, el safety Landon Collins, el quarterback Taylor Heinicke y el tight end Logan Thomas usaron cubrebocas en la semana cuando atendieron a los medios de comunicación dentro de las instalaciones del equipo, un requisito para jugadores no vacunados. Ninguno estuvo dispuesto a revelar si se había vacunado o no.

“Es una decisión personal para mí”, dijo Scherff. “Es una decisión personal para cualquiera. Nadie ha hecho de ello un tema. Todos estamos aquí para jugar fútbol (americano) y eso es lo que estamos haciendo”.

Scherff estaba con sus compañeros en el inicio del entrenamiento el sábado, antes de ser escoltado hacia fuera. Sharpe nunca estuvo en el campo en Richmond.

Rivera, quien usa cubrebocas alrededor de los jugadores que no están vacunados, como medida de proteccón de su salud, ha expresado su preocupación por el posible impacto de ausencias en el equipo relacionadas con el virus. El receptor Curtis Samuel, el tackle ofensivo Cornelius Lucas, el integrante de la línea defensiva Matt Ioannidis y el defensive end Chris Miller también están en la lista COVID-19.

“Esperamos que más jugadores se vacunen, pero ya veremos”, comentó Rivera, en relación con las citas programadas para vacunación el domingo, antes de regresar a casa, a Virginia, a su sede regular de entrenamiento. “Es un tema complicado. He tratado de acercarme mucho a los jugadores y charlar con ellos para que lo hagan. Es un tema personal, pero con suerte podemos influir en ellos”.

Ver más: ¡BRAY WYATT ESTÁ FUERA DE WWE!