Desde la época del "Pulpo Paul" en Sudáfrica 2010, se pusieron de moda los animales pronosticadores de resultados.

En esta Eurocopa 2016, el encargado de adivinar es un simpático lobo marino que vive en un zoológico en Francia.

"Watson" elige al ganador del encuentro al tomar con su boca una canasta de comida que tiene dentro la bandera de un país.

En este caso eligió a Irlanda por sobre el local, para el partido de octavos de final. ¿Acertará semejante sorpresa?