La Justicia rumana ha hallado culpable de homicidio culposo a la
doctora que atendió sobre el césped al internacional camerunés del
Dinamo de Bucarest Patrick Ekeng, que falleció en 2016 en el hospital al
que fue trasladado tras sufrir un colapso durante un partido de primera
división.

El Tribunal de Apelación de Bucarest considera que la
médica condenada, Elena Duta, incurrió en una grave negligencia al no
intentar reanimar al jugador camerunés durante los tres minutos que
tardó en llegar la ambulancia.

La sentencia, que no puede ser
apelada, establece una pena de cárcel de 18 meses, que queda en
suspenso, y obliga a la condenada a prestar trabajo comunitario durante
dos meses.

Durante la investigación de la muerte del jugador, que
tenía 26 años, se descubrió que la ambulancia que lo trasladó no estaba
dotada del equipo de reanimación necesario.

El Tribunal también
ha ordenado que se pague una indemnización de 200 mil euros, cubierta
por la aseguradora que cubría el partido, a la familia del futbolista,
según informa el diario rumano Gazeta Sporturilor.

"Consideramos
que se ha hecho justicia y esperamos que sea un señal de advertencia,
tanto para los clubes como para quienes dan atención médica a los
deportistas", ha declarado el abogado de la familia de Ekeng, Vlad
Hossu.

Ekeng, que en el momento de su muerte tenía 26 años, murió
a causa de una parada cardioresiratoria el 6 de mayo de 2016 en un
hospital de Bucarest, al que había sido trasladado tras desplomarse
durante el Dinamo-Viitorul de la liga rumana.

Según la autopsia,
Ekeng sufría de problemas del corazón. La muerte del camerunés causó
consternación en Rumanía, donde los aficionados del Dinamo le recuerdan
constantemente en sus partidos y llegaron a recaudar fondos para la
familia del futbolista.

Ekeng, que llegó a ser internacional con
la selección de Camerún, jugó en el Córdoba entre 2014 y 2015 y
anteriormente estuvo en el club francés Le Mans y el suizo Lausana.