Sólo un golazo podía abrir la lata de un juego tan defensivo como lo fue el Atlético de Madrid ante Chelsea.

Ante la imposibilidad de viajar a España procedente del Reino Unido, la cita de la ida de los octavos de final de la UEFA Champions League fue en Bucarest, Rumania.

Tanto como 'Colchoneros' como 'Blues', se enfrascaron en un partido trabado en el medio campo, y con pocas llegadas a las porterías de Edouard Mendy y Jan Oblak.

Las emociones llegaron hasta la parte complementaria, cuando Diego Simeone y Thomas Tuchel movieron sus piezas y el cotejo se abrió.

La pincelada de la semana, incluso de la temporada, la dejó plasmada Olivier Giroud, quien a la altura del manchón penal se encontró con el balón por los aires, y sin dudarlo, decidió hacer una 'chilena' para vencer a Jan Oblak.

Los festejos se hicieron presentes en la Arena Nacional de Bucarest; sin embargo, tuvieron que esperar tres minutos para explotar en júbilo.

Tras una larga revisión del VAR, y descartar un fuera de lugar del francés, se validó la anotación para que Chelsea abriera la pizarra hasta el minuto 68.

La vuelta se disputará el miércoles 17 de marzo en Stamford Bridge, siempre y cuando las condiciones lo permitan.