En sólo tres minutos, y con la misma receta, los Pumas se fueron rápidamente en el marcador ante Independiente del Valle.

Fue en el 15' que Ismael Sosa fue habilitado, quien demostró su velocidad para hacer explotar el Estadio Olímpico Universitario.

Y 180 segundos después, el propio argentino tuvo otra descolgada para que con un zapatazo ampliara la pizarra en la vuelta de los cuartos de final de la Copa Bridgestone Libertadores.

MIRA LAS ANOTACIONES