El sábado pasado vivimos uno de los momentos más escalofriantes no solo de la Eurocopa, sino quizá de toda la temporada que se ha disputado en el 2020-2021. El mediocampista Christian Eriksen se desplomó en el terreno de juego y sin duda aterrorizó al mundo del futbol.

Afortunadamente, horas después del suceso el jugador se mostró estable e incluso en redes sociales mostró un mensaje de agradecimiento por el apoyo recibido alrededor del mundo.
´
Después de análisis médicos, los especialistas determinaron que Eriksen tiene que ser operado. La razón de esto es para colocarle un desfibrilador automático:

“Después de que a Christian se le hayan hecho varios exámenes cardíacos se ha decidido que debe llevar un DAI (desfibrilador automático implantable). Este aparato es necesario después de sufrir un ataque al corazón debido a trastornos del ritmo cardíaco”, comunicó la Federación Danesa de Futbol en sus redes sociales.

Hasta ahora se desconoce si la carrera del jugador de 29 años ha llegado a su fin. Según el portal Transfermarkt, Eriksen ha disputado 531 juegos oficiales como profesional, en los que ha anotado 114 goles y otorgado 158 asistencias.

Además, con la selección mayor de Dinamarca ha jugado 109 partidos, anotado en 36 ocasiones y asistido en 24.

Solo el tiempo determinará en qué concluye la situación del danés. De momento más allá de lo deportivo, lo importante es que él y su familia se encuentren bien y en paz con su salud.