El internacional danés Christian Eriksen, que sufrió un paro cardíaco durante un partido de la pasada Eurocopa, aseguró que quiere volver por “amor” al fútbol y que quiere estar con Dinamarca en el próximo Mundial.

“Mi objetivo es ir al Mundial de Catar”, aseguró a la televisión pública danesa DR en su primera entrevista tras el grave incidente sufrido en junio.

“Creo que es el amor por jugar al fútbol. ¿Me puedo ver a mí mismo sin fútbol cuando sé que los médicos dicen que estoy bien? Entonces nada en mi interior me dice que no tengo que jugar”, afirmó.

“Al principio, tenía cuidado pensando en cuánto podía aguantar mi corazón tras lo ocurrido. Pero ahora siento que me han hecho tantas pruebas como era posible, así que no, no tengo ningún miedo a que pueda ocurrir otra vez”, dijo.

“No es que yo quisiera que la gente me enviara flores porque estuve muerto cinco minutos. Pero fue muy especial. Fue tan agradable, y me ha ayudado tantos buenos deseos que me han llegado en este tiempo. Incluso ahora hay gente que me sigue escribiendo”, afirmó.

“La gente lo vio y lloró en sus salones o donde sea que lo vieron, y lo vivió completamente. A pesar de todo soy afortunado por estar aquí hoy y demostrarles que ‘gracias por las lágrimas, pero que sigo aquí”, afirmó.

El centrocampista danés se ha entrenado por su cuenta en las últimas semanas en su país, entre otros sitios, y su agente ha insinuado que varios clubes se han interesado por él.