La tradición histórica de las Chivas es jugar con futbolistas mexicanos. Así han forjado su leyenda, pero parece que comienza a costarles.

La Liga MX abrió la puerta a los extranjeros con más plazas disponibles en los equipos y con la más pronta naturalización de los mismos.

La Última Palabra analiza esta situación y se inclina en que el Rebaño está en desventaja competitiva ante los demás clubes.