La clasificación en el GP de Europa trajo como gran sorpresa la mejor ubicación de Sergio Pérez, apenas detrás de Nico Rosberg.

El piloto mexicano no ocultó la bronca por haber roto la caja en las prácticas y manifestó que "estoy con un poco de bronca todavía, pero estoy muy felíz aunque tengo una mezcla de sentimientos".

Por su parte, el poleman Nico Rosberg aseguró que "todo funcionó bien, fue una de las sesiones más desafiantes. Estoy muy feliz".