Manchester City hizo muy pocos méritos para vencer al Real Madrid y una clara muestra de ello es que su chance de gol más clara llegó recién a los 88 minutos. 

Sergio Agüero tomó la pelota cerca del área rival y sacó un violento remate que se fue cerca del arco defendido por Keylor Navas.

Con el 1-0 como local, El Merengue avanzó a la final de la UEFA Champions League.