El Real Madrid se ha asegurado durante los últimos tres meses la continuidad de hasta ocho piezas clave en el equipo tras las renovaciones de varios de sus integrantes, en la mayoría de larga duración a excepción de la del croata Luka Modric, de 35 años, que fue por una temporada.

El centrocampista, Balón de Oro en 2018, acababa contrato el pasado 30 de junio y tras cuajar una gran campaña se ganó la renovación por una más, con la consiguiente bajada de sueldo del 10%.

En su misma situación se encontraba Lucas Vázquez, quien ante la plaga de lesiones que asoló al Real Madrid de Zinedine Zidane la pasada temporada retrasó su posición de extremo al lateral derecho, lugar en el que ha actuado también en los dos partidos de La Liga con el italiano Carlo Ancelotti como entrenador y que parece ser ya la habitual para el gallego.

En su caso renovó hasta 2023, como el francés Karim Benzema. La ampliación del delantero era primordial. Máximo goleador del Real Madrid en cada temporada desde que Cristiano Ronaldo se marchase al Juventus.

Igual que Lucas Vázquez, otro canterano que la pasada temporada demostró ser más que un recurso desde el banquillo, renovó Nacho Fernández. Firmó con el Real Madrid hasta 2023. Su “mejor temporada”, como él mismo ha reconocido en varias ocasiones, en la que jugó 33 partidos y en la actual es el líder de la defensa tras las salidas de Sergio Ramos y Raphael Varane.

Todo lo contrario vivió Dani Carvajal. Sufrió cinco lesiones y solo pudo jugar 15 partidos. Sin embargo, el Real Madrid confió en el nivel que mostró en temporadas anteriores y le amplió el contrato hasta 2025. Cuatro años más para otro futbolista criado en La Fábrica.

Más largas fueron las renovaciones de Thibaut Courtois (2026) y Fede Valverde (2027). El portero belga firmó por dos temporadas más. Le costó hacerse con la titularidad tras su llegada en 2018 por compartir portería con el costarricense Keylor Navas, guardameta de las tres Ligas de Campeones consecutivas, pero finalmente se ha convertido en parte de la columna vertebral.

132 partidos con el Real Madrid, en los cuales ha recibido 129 goles y ha dejado la portería a cero en un total de 52 ocasiones, le avalan. Además del Trofeo Zamora conquistado tras ganar el título de La Liga en la 2019-20.

Un año más tarde finaliza el nuevo contrato del uruguayo Fede Valverde. ‘El pajarito’ es el prototipo de centrocampista moderno y, a sus 23 años, atarle era una de las prioridades del club.

Su importancia en el equipo es capital, así lo reflejan datos de Opta. El Real Madrid solo ha perdido siete de los 75 partidos que ha disputado en La Liga con Valverde de titular (51 victorias y 17 empates); las mismas derrotas que en los 28 partidos sin el uruguayo desde su debut en diciembre de 2018.

Y este viernes se confirmó la del brasileño Carlos Henrique Casemiro, indiscutible en el centro del campo, hasta 2025. Octava renovación en tres meses para asegurar la columna vertebral del equipo, a la espera de si el francés Kylian Mbappé se convierte en la guinda del pastel.

El brasileño extendió su contrato que le vincula con el Real Madrid hasta el 30 de junio de 2025, dos temporadas más de lo pactado anteriormente.

Así, el centrocampista, que llegó procedente del Sao Paulo en enero de 2013, permanecerá, al menos, en la disciplina blanca 12 temporadas. Su llegada, en forma de cesión, reforzó al Castilla, primer filial del Real Madrid y debutó con el primer equipo en abril, y seis meses después el conjunto presidido por Florentino Pérez desembolsó 6 millones de euros por sus servicios.

Tras una temporada sin mucho protagonismo en el primer equipo, se consagró en la campaña 2014-15 a las órdenes de Julen Lopetegui en el Oporto y desde entonces se ha convertido en indiscutible en las alineaciones del Real Madrid.

Con ocho temporadas, contando al actual como madridista, Casemiro ha ganado 14 títulos: 4 Ligas de Campeones, 3 Mundiales de Clubes, 2 Ligas, 2 Supercopas de Europa, 1 Copa del Rey y 2 Supercopas de España.

EFE