A los 65 minutos de juego, una falta clara de Andreoli sobre un atacante del Sparta Praga terminó con un disparo desde el punto penal para el conjunto checo.

Sin embargo, lo que no esperaba el elenco visitante que necesitaba el gol para intentar la clasificación, era que en el arco estaba Juan Pablo Carrizo. El argentino se lució con una volada hacia su izquierda y le arruinó el festejo a Dockal.

Minutos después de la gran atajada de Carrizo, Éder marcó su segundo gol de la tarde y le dio la victoria ante el elenco checo.