En 2011 existían grandes expectativas respecto al futuro del fútbol mexicano.

Con el título del Mundial Sub-17 en México, parecía que Raúl Gutiérrez tendría una 'generación dorada' que terminaría el proceso en Río 2016.

Sin embargo, cinco años después, esas ilusiones se apagaron…

El 'Potro' dio su convocatoria de 18 jugadores para ir a los Juegos Olímpicos, donde sólo destacan dos de aquel triunfo logrado en el Estadio Azteca: Arturo González y Marco Bueno.

Futbolistas como Antonio Briseño (capitán), Jorge Espericueta, Francisco Flores o Julio Gómez; formaron parte de la lista de descartados para Raúl Gutiérrez, y donde se abre el cuestionamiento de: ¿Dónde quedó una de las generaciones doradas del fútbol mexicano?, ¿qué se está haciendo mal en las inferiores?