La Bundesliga ha reforzado las medidas contra el coronavirus de cara a la recta final de la temporada para reducir el peligro de que haya brotes dentro de los equipos que pongan en peligro los partidos.

A partir del 3 de mayo los miembros de los equipos deberán moverse solo en su entorno familiar y en los estadios y campos de entrenamiento.

Desde el 12 y hasta el final de la temporada -el fin de semana del 22 y 23 de mayo- los equipos deberán estar en concentración permanente en condiciones de cuarentena.

Las medidas afectan a los equipos de la primera y la segunda Bundesliga.

El último brote se dio en el Hertha, lo que llevó al aplazamiento de tres compromisos.

La Liga Alemana de Fútbol (DFL) decidió hoy que los compromisos pendientes del Hertha se jugarán el 3 de mayo, a domicilio ante el Maguncia, el 6 de mayo, en casa ante el Friburgo, y el 12 de mayo cuando el equipo capitalino visitará al ya descendido Schalke.

EFE