Las calles del Battersea Park de Londres sintieron en su asfalto una nueva carrera de la Fórmula E y allí Sebastien Buemi, el más veloz de todos, se coronó como campeón de la temporada.

Luego del grosero choque que le propinó su contrincante por el título Lucas Di Grassi en el arranque de la carrera, el suizo no quiso esperar la resolución del comisario y con una gran determinación, hizo un tiempo de 1:24.150, que le permitió quedarse con el título.

En la carrera, el vencedor fue el compañero de equipo del campeón, Nicolas Prost, seguidos por Daniel Abt y Jerome D'Ambrosio, quien llegó al tercer lugar aprovechando las penalizaciones de Nick Heidfeld, Jules Vergne y Antonio Da Costa.