Para nadie es un secreto que José Mourinho está en la cuerda floja como director técnico del Tottenham Hotspur luego de los decepcionantes resultados conseguidos a lo largo de la temporada como la derrota por 3-1 frente al Manchester United en la fecha 31 de la Premier League o la eliminación en UEFA Europa League ante el Dinamo Zagreb.

Y aunque los Spurs tienen la oportunidad de conquistar su primer título desde 2008 cuando se enfrenten al Manchester City de Josep Guardiola en la final de la Carabao Cup, lo cierto es que la recta final de la temporada será decisiva para determinar la continuidad del portugués en el club londinense.

De conseguir un lugar en competiciones europeas para la próxima campaña, actualmente en séptimo lugar y a cinco puntos de las plazas continentales, el otrora estratega del Real Madrid podría continuar al frente del proyecto en Tottenham Stadium, pero reportes en Inglaterra sugieren que el presidente Daniel Levy es fiel admirador del trabajo de Nuno Espírito Santo en Wolverhampton.

De acuerdo con información del diario The Express, si los Spurs fallan en su intento por clasificar a Europa, la cifra para liquidar a ‘The Special One’ disminuiría considerablemente y se abriría la puerta para la llegada de Nuno, quien ya le habría encomendado a su representante Jorge Mendes comenzar a buscar un nuevo destino futbolístico luego de la frustrante temporada de los Wolves, que sufrió su primer golpe bajo con la fráctura de cráneo del mexicano Raúl Jiménez en noviembre pasado.

Espírito Santo, al igual que Mourinho, tiene dos años restantes en su contrato con Wolverhampton Wanderers, pero podría abandonar Molineux si los Spurs abonan cerca de 12 millones de euros a las arcas del club.

Sin embargo, Brendan Rodgers, exestratega del Liverpool y actual entrenador del Leicester City, y el italiano Maurizio Sarri también estarían en el radar del Tottenham Hotspur.

Ver más: EL NUEVO ESTADIO DE LOS RAIDERS EN LAS VEGAS SERÁ SEDE DE LA FINAL DE COPA ORO 2021