Boca tuvo un gran comienzo ante Nacional, por la Copa Bridgestone Libertadores.

El Xeneize contó con dos oportunidades muy importantes en apenas un minuto, primero en los pies de Carlos Tevez, tapado por Esteban Conde y luego por la cabeza de Juan Insaurralde, que desvió su remate por muy poco.