¿Y el boxeo para cuándo?

Son 84 años, 19 juegos pero apenas 12 medallas en la historia mexicana para el segundo deporte más seguido en este país.

60648
False

“Ya no creo en el boxeo”. “Primero Las Vegas, ¿ahora Londres?”. “Los casinos también manejan los Juegos de Londres”. Son palabras y ‘sentires’ que se podían ver en twitter el domingo pasado cuando quedó fuera en cuartos de final el último mexicano en la justa veraniega.

El sonorense Óscar Valdez perdió con el irlandés John Joe Nevin y se acabó la esperanza de regresar a ganar una presea en los Olímpicos.

El púgil de 21 años fue uno de los dos mexicanos participantes en Londres y fue el único que pudo ganar, pero no le alcanzó para las semifinales, instancia donde se reparten las medallas.

En la historia de los juegos, México ha participado en 19 ocasiones con boxeadores, y han sido 91 los pugilistas que han estado en competencia, pero la cosecha son apenas 12 preseas.

La primera vez que se participó con boxeadores fue en 1928, fueron cuatro los olímpicos y los cuatro regresaron sin medalla. Ya en 1932 Francisco Cabañas, uno de seis, dio la primera y fue de plata en peso Mosca.

Fidel Ortiz dio bronce en 1936 en los Gallo, el único de cuatro exponentes. En 1948, 1952 y en 1960 (en 1956 no fue ninguno), asistieron siete boxeadores sumando las tres ediciones y no hubo medalla.

En 1964 se regresó al podio y fue con bronce de Juan Fabila Mendoza, también peso Gallo. El gran ‘boom’, y el único, fue en el 1968, cuando México fue sede, ganando cuatro medallas: los oros de Ricardo Delgado (Mosca) y Antonio Roldán (Pluma), y los bronces de Agustín Zaragoza (Medio) y Joaquín Rocha (Completo).

En estas primeras ocho ediciones, las medallas ganadas fueron siete las medallas y 37 los pugilistas.

A partir de ahí se regresó al mismo ritmo y en los siguientes cinco juegos se ganaron cuatro medallas: plata en 1972 con Alfonso Zamora (Gallo, 1 de 8), bronce de Juan Paredes (Pluma, 1 de 3) en 1976, plata de Héctor López (Gallo, 1 de 6) en 1984 y bronce de Mario González (Mosca, 1 de 6) en 1988. En Moscú 1980 no hubo medalla entre cuatro representantes.

En este lapso de cinco juegos, fueron 27 los boxeadores olímpicos y cuatro las preseas.

Entonces ya vino la sequía. Con cuatro exponentes en 1992 y ocho en 1996 las medallas fueron cero. En el 2000 fueron seis los boxeadores y sólo Cristian Bejarano ganó bronce en peso Ligero.

En 2004 fueron cinco los pugilistas y cero las preseas. En 2008 y 2012 también se regresó en blanco, pero lo grave aquí es que sólo hubo dos representantes en ambas justas.

El boxeo ya está en el fondo. Es momento de sacudir el árbol, o de cortar las raíces, cuando en los últimos seis juegos se ha ganado sólo una medalla con 27 boxeadores en competencia los últimos 20 años.

El método no funciona, el presupuesto no alcanza o se mal emplea y los incentivos a los boxeadores no resultan atractivos. El camino aleja a los prospectos del amateurismo y los empuja a lo profesional.

La historia nos dice que son 4.79 boxeadores los que representan a México por edición olímpica. El número no es tan malo. Lo preocupante está en que el boxeo gana por edición 0.63 medallas.

Twitter: @angelhuguez

Deja tu comentario