¡Insostenible! David Patiño ya registra peores números con Pumas que Juan Francisco Palencia

Aunque los resultados ya no lo respaldan, la directiva es paciente con el actual técnico auriazul

351618
False

Bien dicen en el mundo del futbol que "equipo que gana no se toca", pero esa máxima del deporte más popular del planeta parece no aplicar para David Patiño en su gestión como técnico de Pumas.

Y es que Universidad comenzó el torneo con cuatro victorias y dos empates que lo colocaron en la primera posición de la tabla por encima de los protagonistas de siempre de la Liga MX. El cambio en el conjunto auriazul había sido radical con respecto al equipo que terminó en último lugar y que fue la burla de todo el futbol mexicano, pero a ello respondían la participación de Matías Alustiza, Mauro Formica y Nicolás Castillo en la alineación titular.

Con la microsociedad conformada en el rectángulo verde por el trío de atacantes sudamericanos, los universitarios estaban convertidos en una auténtica y, sobre todo, legítima máquina ofensiva que anotó 11 goles en seis partidos y que, además, contaba contaba con el nueve chileno como segundo máximo goleador del campeonato. El regate y la explosividad de Alustiza, combinados con la calidad y visión de juego de Formica, y complementados con la eficacia e 'instinto asesino' de Nicolás Castillo proporcionaron a Pumas de armas suficientes para convertirse en candidato al título de la Liga MX con triunfos clave sobre Pachuca, el campeón Tigres y el siempre peligroso Morelia comandado por Raúl Ruidíaz.

Sin embargo, Formica fue perdiendo la titularidad ante Pablo Barrera, favorecido por el técnico por ser futbolista de cantera, y el ex de Puebla y Atlas, veterano de mil batallas en el futbol mexicano, comenzó a ser relegado al banquillo sin explicación alguna o motivo aparente.

El colmo para los aficionados de Universidad llegó cuando Patiño, el único capaz de sacar adelante el proyecto del ADN Pumas como él se autoproclama, decidió no alinear de inicio a Alustiza en el partido contra Necaxa tras el receso internacional por la fecha FIFA y en su lugar colocó a Erick 'Cubo' Torres, sin duda un mexicano con talento pero que es incomparable con el argentino en términos de lo que aportan en el terreno de juego.

Pumas fue prácticamente inofensivo con el canterano de Chivas en el campo y adoleció de desborde por los costados pese a que por ahí jugaron Pablo Barrera y Jesús Gallardo; ninguno de los canteranos fue capaz de dotar de balones favorables tanto a 'Cubo' como a Castillo y sin Alustiza y Formica presentes no había idea ofensiva que pudiera rescatar a los auriazules de la eventual debacle, la cual llegó al minuto 59 con el tanto de Martín Barragán.

Si el desempeño de Universidad va en picada en este Clausura 2018 no se debe a la calidad de su plantel, uno de los más cortos de primera división, o a problemas de vestidor como han señalado otros medios de comunicación; Pumas no ha ganado en Liga MX desde el 9 de febrero por las decisiones de David Patiño, quien ya registra peores números que Juan Francisco Palencia cuando este fue cesado a principios del torneo anterior.

El exdelantero de Cruz Azul y campeón con Pumas como jugador únicamente cosechó seis puntos en igual número de jornadas y, aunado a la presión que acumulaba desde el semestre pasado, la directiva encabezada por Rodrigo Ares de Parga decidió removerlo del cargo. Sin embargo, David Patiño se encargó de superar, para mal, las estadísticas de su predecesor en sus últimos siete compromisos.

De las últimas 21 unidades en disputa, Patiño ha sumado solo tres producto de tres empates y se encargó de pulverizar aquella máquina ofensiva sudamericana a tal grado que Pumas únicamente ha anotado cinco goles durante ese lapso, cifra contrastante con las 13 anotaciones en contra que han tenido que soportar Alfredo Saldívar y la zaga universitaria.

¿La crisis de los auriazules se debe al técnico? En este caso podríamos argumentar que sí, pero mientras el patronato mantenga el falso discurso que tiene a la cantera como prioridad y se siga apoyando el proyecto fallido del ADN Pumas, Universidad está destinado al fracaso.

Los futbolistas extranjeros eran los culpables de la resurrección de Pumas, pero fueron los canteranos quienes se encargaron de dinamitarlo todo para comprobar una vez más que en el futbol actual se tiene que competir con lo mejor disponible sin importar el lugar de origen.

Ver más: ¡PUMAS NO DESPIERTA! UNIVERSIDAD NO PASÓ DEL EMPATE ANTE NECAXA

Deja tu comentario