La NBA atraviesa su peor momento

Tanking, cuidados extremos para evitar lesiones y partidos sin mucho en juego.

349945
False

¡Ya se vienen los playoffs! Esa es la mejor noticia - al margen de que los Spurs revivieron en el momento justo -, especialmente cuando antes hay que chutarse casi tres semanas de (mayormente) el peor baloncesto de la temporada de NBA.

En este cierre veo a muy pocos equipos en pelea por “colarse” a playoffs. De aquí surge la cabeza de este escrito, en el que vislumbro un cierre aburridísimo -espero que con varias excepciones - de rol regular, y que no necesariamente se extenderá a la postemporada.

Con más-menos 10 partidos por jugarse, los favoritos a ganar el trofeo Larry O’Brien no harán honor a la etiqueta de mejores de la temporada regular. Ni Cleveland Cavaliers ni Golden State Warriors comandarán sus respectivas conferencias y ambos están priorizando el llegar sanos al tipoff de los playoffs.


La conferencia Oeste - otra vez - es la que entra un poco al rescate del tramo final, porque hay seis boletos sin dueño y ocho aspirantes a ello, además de que ¡la distancia entre el décimo y el cuarto lugar son apenas cuatro partidos!; en el Este, el sentido común es el que impera al momento en que digo ya están los ocho clasificados.

Spoiler alert a fans de Pistons (32-39), Hornets (31-41) y Lakers (31-39): quizá lo mejor es que se abstengan de leer el siguiente párrafo.

Y es que el peor lugar es en el que están Pistons (noveno lugar, a cinco juegos de los Milwuakee Bucks en el Este) y Charlotte (décimo, a 6.5 del último boleto a playoffs), mientras Los Angeles está a días de quedar matemáticamente fuera de postemporada en el Oeste. La gran bronca para estos tres es el limbo en el que cayeron, porque ni jugarán por el trofeo Larry O’Brien ni por el premio de consolación: competir en la ruleta por las mejores selecciones del siguiente draft.

A partir del draft 2019 se sorteará únicamente las primeras tres elecciones de jugadores - del cuarto en adelante será por orden de peor a “mejor” marca” -, aunque los tres equipos con peor registro de ganados y perdidos tendrán más probabilidad de quedarse con la primera elección.

Phoenix Suns (19-52), Memphis Grizzlies (19-52) Atlanta Hawks (21-50) y Orlando Magic (21-50) “lideran” la batalla por el peor registro de la liga, y encabezan uno de los peores desarrollos que se ha hecho en las competiciones deportivas en búsqueda de la mejoría de los "menos buenos".

El tanking es la práctica de hacer menos del máximo con el fin de encontrar formas de no ganar un partido; algo así como perder a propósito - favor de ver a los New York Knicks como ejemplo -, con el premio de que será gratificado a mediano/largo plazo, pero en el corto se afecta al baloncesto que dice ser el mejor del mundo; no veo un peor conjunto que el deseoso de no ganar.

Menos mal que con los playoffs vendrán tiempos mejores, porque el March Madness está lejos de servir como consuelo.

Deja tu comentario