La NBA también tiene su Donovan, y está arrasando en el premio a…

Se trata del líder de novatos más infravalorados en la NBA y de puntos con el Utah Jazz.

340281
False

Ser el rookiemás infravalorado de la NBA. Sí, es una “distinción” que me permito darle a Donovan Mitchell, líder anotador de los novatos, y con formas de conseguirlo como estas:

El circo de la familia Ball, aunado a la atención mediática que se han ganado los Los Angeles Lakers, los Philadelphia 76ers y los Boston Celtics, han catapultado (desde antes del draft) a Lonzo Ball, Ben Simmons y Jason Tatum como los candidatos favoritos al premio - que sí da la NBA -: Novato del Año, pero lo hecho por el egresado de Louisville (tras dos años) ha roto las expectativas.

Quizá el argumento más sólido a favor del jersey 45 - lo usa porque comparte con Michael Jordan el amor por el beisbol - es cómo destrozó las esperanzas de los Cavaliers de LeBron James en su juego de diciembre, y como a Bron más le duele: en los últimos dos minutos.

Ryszard Kapusckinski alegó que el periodismo debe enfocar la luz a las cucarachas; yo - a veces - opto por apuntar el faro a algo o alguien que encuentro fascinante de ver.

¿Que si estoy exagerando con Mitchell? Se lo hizo a James en la pintura, en una jugada mandada por el coach para que él - sí, el novato - definiera uno de los dos partidos más relevantes de la temporada.

Nada mal para un Donovan que llegó a Utah con la simple encomienda - forzada por múltiples bajas y lesiones - de llenar los zapatos del ex mejor jugador del equipo, Gordon Hayward.

La directiva de los Denver Nuggets no fue muy visionaria en este caso. Eligió a Mitchell, el guardia combo - porque puede jugar de movedor, guardia tirador y, eventualmente parece que será delantero - en el #13 del pasado draft, para luego cambiarlo al Utah Jazz por Trey Lyles y Tyler Lydon (elección 24 global del mismo draft); Lyles y Lydon suman menos puntos, minutos, asistencias, robos, tapones, triples, y un largo etc que Mitchell.

Al margen de que ‘DM’ sea el líder anotador del Jazz (y de todos los novatos) con 19.3 puntos por juego, el polifacético jugador de 21 años vence a Ball y Simmons en pérdidas por partido, con 2.5 contra 2.7 y 4.0, respectivamente.

¿Su problema más difícil de superar en la carrera por el rookie del año of the Year ? Al margen de mantener estos números, es que su Utah Jazz, - equipo en la parte fondo de la tabla de mercado para el business,y por ende, poco visto por fans de la NBA - está en el puesto 10 del Oeste, a la misma distancia de un boleto a playoffs que al sótano de la Conferencia.

Deja tu comentario